29 de septiembre de 2022

Ministro de Educacion; la inversión en educación no se refleja en los aprendizajes

La queja del nuevo ministro de EducaciónÁngel Hernández, de que los millones invertidos en educación van al zafacón porque los resultados evidencian que los estudiantes no están aprendiendo, confirma las advertencias de entidades vinculadas al sector de que el Ministerio de Educación debe ser despolitizado, para que se puedan cumplir los planes y proyectos aprobados en el Plan Decenal y discutidos en el Pacto por la Reforma Educativa y que persiguen mejorar la educación.

Las políticas educativas en la República Dominicana se han manejado de acuerdo a la voluntad del ministro de turno, que obvia el cumplimiento de los pactos y termina imponiendo una agenda que se inclina al clientelismo y el populismo, descuidando lo esencial, que es lograr que los niños, adolescentes y jóvenes reciban una educación de calidad.

Desde que se inició el cumplimiento de la Ley General de Educación en el año 2013, luego de un gran movimiento social que demandó la inversión del 4 % del Producto Interno Bruto (PIB) se han destinado, de acuerdo a los presupuestos ejecutados, 1,17 billones de pesos. Los recursos invertidos crecen cada año, pero no se reflejan en los aprendizajes.

Desde que se dio a conocer su designación frente el Ministerio de Educación, Hernández ha manifestado que la prioridad en la política educativa de la República Dominicana debe ser garantizar que los niños aprendan a leer y escribir bien en los grados de primero al cuarto de primaria.

Su preocupación se basa en los cuestionables resultados para los estudiantes dominicanos en las pruebas diagnósticas TERCE y PISA, en los que el país ocupa los últimos lugares. 

“Hasta ahora, el nivel de desarrollo que hemos logrado ha sido precario según las evaluaciones nacionales e internacionales. El aprendizaje es mínimo”, señaló el ministro, lo que le preocupa y por lo cual inició reuniones con los directores regionales y de distritos educativos, a quienes advirtió que son los responsables de los aprendizajes de los estudiantes en su respectivos centros educativos y de que su desempeño será evaluado en función de los resultados mostrados por los escolares.

Hernández insistió en que su gestión estará centrada en las aulas, ya que duele pensar que por más de 10 años el país esté invirtiendo el 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para tener como resultado una de la peor educación a nivel global, de acuerdo con todas las mediciones internacionales y nacionales.

Por eso consideró que toda la inversión ni los cargos de los profesores se justifican porque los alumnos no aprenden. “Lo demás es perder el tiempo y es lo que estamos haciendo: perder el tiempo”, señaló Hernández a los directores del sistema educativo. 

El pasado año la Iniciativa Dominicana para una Educación de Calidad (IDEC) advertía que la despolitización del Ministerio de Educación es una de las condiciones transversales mínimas que garantizan una institución capaz de gestionar el cambio y liderar las transformaciones que requiere el sistema educativo dominicano y fortalecer su estructura.

En su “Informe anual de Seguimiento y Monitoreo 2020”, refería, que otros aspectos son el fortalecimiento, coherencia y continuidad de las políticas educativas; la selección y ejecución de programas y acciones priorizadas con base en evidencias de resultados positivos y por último, la constancia y consistencia en el seguimiento y monitoreo riguroso a las acciones principales.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *