27 de septiembre de 2023

Donald Guerrero contrata lobista en caso Calamar

El exministro de Hacienda, Donald Guerrero, principal acusado en la investigación del Ministerio Público denominada Operación Calamar, contrató a un lobista estadounidense con la intención de sembrar dudas sobre las motivaciones políticas del proceso judicial.

El objetivo sería elevar hasta Washington las quejas «del tratamiento» contra el exfuncionario y empresario con importantes intereses en Puerto Rico, territorio estadounidense.

Guerrero, quien se encuentra detenido con medida de coerción consistente en 18 meses de prisión preventiva, llegó a un contrato de representación con el exlegislador estadounidense republicano Connie Mack IV.

En sus acciones de lobismo, Mack dirigió el 13 de junio de este año una carta a Isiah Parnell, actual encargado de negocios de la embajada de los Estados Unidos, en la que gestiona una cita con Parnell para discutir «el arresto y la detención ilegal» de Donald Guerrero. 

En la misiva enviada a Parnell, Connie Mack dice que en el caso de Donald Guerrero «el gobierno del presidente Luis Abinader, bajo el pretexto de los esfuerzos anticorrupción, ha convertido al Ministerio Público en un arma para castigar a los opositores políticos y recompensar a los aliados».

La carta dice que a Abinader le resulta conveniente que «la mayoría de los líderes de su partido de oposición ahora estén presos o bajo amenaza de prisión». Alega, además, que es sospechoso que «el término de 18 meses de prisión preventiva venza poco después de las elecciones del próximo año (2024), apartando a sus opositores de cualquier actividad política hasta ese momento».

Mack, actuando a favor de Guerrero, señala que «los arrestos masivos y las redadas (que se realizaban en los años 90s contra los ciudadanos) se han vuelto contra los políticos». Alega específicamente que, la procuradora adjunta, Yeni Berenice, «es evidente que no solo ha abusado de su cargo; sino que ha convertido a la Procuraduría Especializada en Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) en un arma política».

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *